Rusia y el enviado de la ONU para Siria buscan continuar reuniones en para terminar crisis

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, y el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, coincidieron hoy en la necesidad de continuar las reuniones ministeriales amplias de Viena -cumbre de la que aspiran participen los actores sirios ausentes en el primer encuentro- para avanzar hacia un arreglo político del conflicto en el país árabe. Según dijeron ambos al comenzar un encuentro en Moscú, se trata de lograr que los propios sirios se sienten a negociar sobre el arreglo político de la crisis.
"La tarea de los actores externos (en las conversaciones de Viena) consiste en lograr que las partes se sienten en la mesa de negociaciones", señaló Lavrov, según informa la agencia de noticias EFE.

Moscú, Rusia.- El ministro de Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, y el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, coincidieron hoy en la necesidad de continuar las reuniones ministeriales amplias de Viena -cumbre de la que aspiran participen los actores sirios ausentes en el primer encuentro- para avanzar hacia un arreglo político del conflicto en el país árabe. Según dijeron ambos al comenzar un encuentro en Moscú, se trata de lograr que los propios sirios se sienten a negociar sobre el arreglo político de la crisis.
"La tarea de los actores externos (en las conversaciones de Viena) consiste en lograr que las partes se sienten en la mesa de negociaciones", señaló Lavrov, según informa la agencia de noticias EFE.
"El encuentro de Viena tiene un formato casi ideal para acompañar los esfuerzos hacia el arreglo sirio. Estamos interesados en reforzar y desarrollar este formato", añadió, en referencia a las reuniones de la semana pasada entre los ministros de Exteriores de 19 países, entre ellos Rusia, Estados Unidos, Arabia Saudita e Irán.
Por su parte, De Mistura manifestó que "el objetivo es muy simple: los sirios tienen que involucrarse lo antes posible en este proceso (de arreglo político)".
Tras señalar que recientemente viajó a Damasco para contactar con la oposición, añadió que "en este momento, lo que importa es mantener el espíritu de lo que tenemos en Viena. Todo el mundo está de acuerdo en que es urgente lograr un entendimiento común sobre cómo poner fin a esta guerra".
El enviado de la ONU dijo que planea visitar Washington los próximos días "para garantizar el éxito de los trabajos que hemos comenzado".
El inicio de un proceso político en Siria y la puesta en marcha de un diálogo real entre Damasco y la oposición siria son los asuntos que abordan hoy en Moscú los dos responsables.
El enviado de la ONU insistió en la necesidad de que se consigan algún alto el fuego o una reducción de la violencia para fomentar un proceso que culmine con el arreglo del conflicto en Siria.
Desde el pasado 30 de septiembre, Rusia lleva a cabo una campaña de ataques aéreos en Siria a petición del Gobierno de Damasco.
Se trata de la primera intervención militar rusa directa en el país árabe en los más cuatro años el conflicto, que causó más de 250.000 muertos.
Moscú reiteró que sus acciones en Siria se ajustan estrictamente al derecho internacional y que su objetivo es defender el orden constitucional de ese país, habida cuenta de la toma de territorio por parte de los yihadistas del Estado Islámico y de la falta de respuesta que por ahora brindó la coalición integrada por 60 países, entre ellos las principales potencias mundiales. (Con información de TELAM)